miércoles, 25 de julio de 2012

¿CRISIS?, ¿QUÉ CRISIS? EMPRENDER


Como todos sabemos, nos encontramos ante una de las peores crisis de nuestra historia, no hay más que leer cualquier periódico para comprobarlo. En los medios de comunicación es cada día más difícil encontrar una noticia que nos ayude a ver el futuro con ilusión.

Ante este escenario tenemos dos opciones: la primera es rendirnos, dando todo por perdido y esperando que las cosas se solucionen solas o lo hagan otros. La segunda es levantarnos cada mañana con ilusión y ganas de vencer las dificultades.

“No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo.” El ser humano ha llegado a ser lo que es hoy gracias a la segunda de esas actitudes. Desde siempre la supervivencia, el desarrollo y el verdadero progreso, han pasado por el esfuerzo, el reto, el riesgo y el afán de superación.

“La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura.”

La comodidad de una plaza fija en alguna administración, o de un puesto de trabajo de por vida en una empresa, suena cada vez menos opciones menos reales e incluso deseables.

Entonces, ¿dónde podemos tomar el camino de la segunda opción?, la respuesta es sencilla y a la vez compleja. EMPRENDER. Cuántas veces una idea se nos ha quedado en un simple pensamiento que nunca se llevará a cabo.  ¿Miedo?, ¿desconocimiento?, ¿inseguridad?, ¿falta de medios?, ¿comodidad?,… todas son buenas escusas para quedarnos en la “seguridad” de no emprender.

Efectivamente, el vértigo y la inquietud que genera decidir empezar un proyecto empresarial -sea del tamaño que sea- ahora, es totalmente normal y comprensible.

Para dar el salto con garantías es muy recomendable hacerlo con la máxima seguridad posible y para ello existe una receta infalible: la formación.

Con la formación adecuada el emprendedor adquirirá los conocimientos necesarios para saber qué forma jurídica le es más conveniente elegir, qué requisitos administrativos se deben cumplir, cuál es su fiscalidad, etc.

Pero eso no es todo, el emprendedor necesita clientes, transmitir una imagen adecuada a sus deseos, llegar a su público objetivo. Por ello, es imprescindible que el emprendedor aprenda a relacionarse con sus clientes y adquiera una formación base tanto de marketing tradicional como de 2.0.

Como dice la canción de ‘The Beatles’, el camino es largo y tortuoso, pero también apasionante y motivador. Desde SDS training, animamos a todos aquellos que en estos tiempos de dificultades se atreven a tomar las riendas de su vida profesional emprendiendo un proyecto que seguro les dará muchas alegrías. Y tú, ¿emprendes?

“Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar 'superado'.”

Citas entrecomilladas: Albert Einstein