miércoles, 23 de abril de 2014

A vueltas con la formación para empresas

“Estoy tan ocupado conduciendo que se me olvidó echar gasolina”, ¿a quién no le ha pasado algo parecido alguna vez? En demasiadas ocasiones nos centramos en algo tanto que se nos olvida lo que es importante y nos centramos en lo urgente o en lo aparentemente urgente. Acabo de leer que el 60% de las empresas redujeron el presupuesto de formación en el año 2013, y me he puesto a pensar. Si la formación para empresas es un recurso necesario e importante, ¿por qué pasa esto?

Formación para empresas en SDS training
Formación para empresas con SDS training:
la mejor formación a medida.
Fotografía de +Fernando Camacho 
Es muy posible que todos estemos de acuerdo en que una plantilla mejor cualificada (en ventas, en atención al cliente, en uso de herramientas informáticas, etc.) obtendrá mejores resultados. Por ejemplo, una fuerza de ventas que cuente con una formación a medida bien diseñada, estará bien formada y motivada, y con total seguridad venderá más.






LA FORMACIÓN A MEDIDA BIEN DISEÑADA ES LA MEJOR OPCIÓN DE FORMACIÓN PARA EMPRESAS

Entonces, ¿por qué pasa esto? Quizá sea el precio, hacer formaciones es caro (al menos eso parece). La verdad es que no es cierto y explico el porqué. En el ejemplo anterior, una fuerza de ventas a la que se le facilita una formación con un coste de 1.800 euros y que genera una mejora en la facturación por ventas del 2% de cada asistente, (con una cuenta rápida podríamos estimar eso en una cifra cercana a los 1.000 euros por comercial) recupera esa inversión con ¡¡¡¡1,8 participantes¡¡¡¡

Además está el factor motivacional, la valoración de la empresa, la imagen proyectada en el equipo, etc. etc. Entonces, ¿por qué pasa esto?, quizá por cuestiones de tesorería. Es posible… Pero existen fondos para la formación para empresas (Fundación Tripartita) que permiten disminuir notablemente estos costes (en ocasiones incluso dejando el coste para la empresa en 0 euros) y que en muchas ocasiones no se llegan ni a usar, perdiéndose a día 31 de diciembre. Nos estamos refiriendo a los cursos bonificados para empresas.

Podríamos seguir aportando razones, pero la realidad es que la formación es una inversión que sólo trae beneficios para la empresa. Un consejo, elija a su proveedor de formación correctamente, piense y compare bien las ofertas que pueda conseguir, el mercado está lleno de empresas deseando ayudarle a construir un futuro mejor para su empresa. Exija su formación a medida, busque formaciones prácticas, aplicables a la realidad del trabajo que sus equipos desempeñan, personalizadas, adecuadas a sus necesidades formativas y que le den garantías y confianza. Y recuerde que existen los cursos bonificados para empresas. Así, seguro que acertará, no deje que el coche se pare.

¿Ha empezado ya a diseñar el Plan de Formación para 2014?


Fuente:
El 60% de las empresas redujo la inversión en formación durante 2013, según Adecco. Europa Press (07/04/2014).

Editado por +Fernando Camacho