miércoles, 21 de agosto de 2013

Consejos sobre Técnicas de venta: comunicación eficaz

Aprovechando el tiempo de descanso, que en mayor o menor medida da el verano, proponemos reflexionar en esta ocasión sobre una herramienta que usamos, eso sí, unos mejor que otros, todos los días: la comunicación o más exactamente la oratoria y hablar en público.

Para vender bien, el primer punto a tener en cuenta en las técnicas de venta es que hay que saber comunicar: la idea que se quiere transmitir hay que plasmarla en un mensaje claro y entendible por cualquier persona.

Alegato final de Atticus Finch (Gregory Peck)
Fuente: IMDb.com, Matar a un ruiseñor (1962)
El comercial o el vendedor cuando hace una presentación de productos o servicios a sus clientes no es el único que necesita saber hablar en público. También lo necesita: el mando que se dirige a su equipo para transmitirles ideas, planes o motivarles; el jefe de grupo que habla a sus colaboradores; el Director General que tiene que presentar unos datos al Consejo e incluso el doctorando que debe defender su tesis doctoral ante el tribunal. Todos ellos tienen una gran oportunidad ante sí: lograr el impacto deseado en su auditorio.

Comunicación eficaz: disfrutando de hablar en público

Para ilustrar este post hemos seleccionado el alegato de Atticus Finch (Gregory Peck) en la película Matar a un ruiseñor (1962). En esta escena vemos a un abogado que utiliza de manera excepcional todos los recursos a su alcance para lograr que el jurado popular dicte sentencia absolutoria a su defendido.


Silencios, pausas, énfasis, variaciones en el tono, velocidad, mirada, movimiento de las manos y del cuerpo, etc, son algunas de las estrategias que el orador debe saber manejar para alcanzar el impacto deseado en la audiencia. Todo ello combinado con un gran dominio de uno mismo (de ahí debe partir todo) y una fuerte seguridad y autoestima, junto con el debido conocimiento del tema del que se habla, qué se quiere decir, cuál es la idea clave del mensaje, qué debe quedar fijado en quién escucha.

Además, tener previstas preguntas, alternativas, ejemplos, inicio y despedida, harán que nuestras exposiciones alcancen el éxito que siempre hemos soñado y además disfrutaremos de la oportunidad que nos da hablar en público.

Recuerda: ten claro el objetivo de tu comunicación


Fuentes: